UNA LLAMADA DE ANTENCIÓN QUE PROTEGE AL VULNERABLE
"Entiendo que una adopción inconsciente no tiene porqué derivar en un abandono".



El sentimiento de cariño y entrega que Chus posee hacia la música y animales es idéntico, lleno de pasión. El artista de Las Matas trae algo más que una canción perteneciente a un disco. Se trata de una melodía que posee identidad propia gracias a sonidos marcados por el peso de las cuerdas y una voz suave que no se corta ante la denuncia.

Photomusik: ¿Que opinas cuando definen tu sonido como una propuesta entre canción de autor, pop y rock and roll? ¿Crees que las etiquetas favorecen al artista?
Chus:
Es una definición bastante genérica, pero con la que me siento identificado. Las etiquetas son una forma de ordenar y hacernos un mapa mental de la propuesta musical de cada uno. Artísticamente no creo que tengan sentido pero es algo práctico.
Ph.: ¿Qué has querido plasmar en la música de Cachorros?
Ch.:
Por lo general, cuando escribo una canción, en un principio no busco plasmar algo, ni transmitir una emoción o experiencia en concreto. Es un proceso introspectivo que, a veces, termina generando una inquietud o un mensaje que entonces sí quiero comunicar. Cachorros lleva una pequeña dosis de desgarro, otra de pasión y un pequeño canto a la defensa de los vulnerables.
Chus es el nombre artístico de Jesús Gutiérrez Boad




La música se pone en defensa de los animales.
Chus  tras el espejo
Ph.: ¿Esta iniciativa responde a la idiosincrasia de tu primer proyecto propio, El Huerto Musical de Chus, con melodías de pop country basadas en la naturaleza?
Ch.:
La conexión con la naturaleza es muy importante en mí vida, me ayuda a orientarme, a equilibrar mis emociones y darme cuenta de que no somos tan importantes.

Ph.: El inicio del violonchelo evoca a la nocturnidad, cierto desamparo y melancolía. ¿Melancolía de quién o qué?
Ch.:
El violonchelo es un instrumento que, por su timbre y su sonoridad, nos lleva fácilmente hacia paisajes melancólicos. Es un sentimiento con el que me encuentro reiteradamente en mi proceso de composición, pero no siempre es personalizable, proviene más bien de esas emociones pasionales que te remueven por momentos y luego desaparecen, dejando un vacío difícil de gestionar.


Chus cantando a las piedras




La letra personal abre un proyecto individual.
Chus, poeta de la calle
Ph.: Llamas a proteger la inocencia de los vulnerables, a servir de escudo frente a conductas agresivas y viscerales, ¿propias de nuestra condición natural?
Ch.:
No sé si propias de nuestra condición humana o de nuestras circunstancias vitales. Es cierto que la vida en sí misma tiene cierta crudeza y quizá sea el sufrimiento personal el que acabe desembocando en este tipo de conductas.


Ph.: ¿De qué está desprotegido el ser humano?
Ch.:
Vivimos en una situación de falsa seguridad, siempre en busca de lo estable, lo certero. Pero no podemos controlar los cambios que aparecen en nuestra vida cada día. Estamos a la intemperie emocionalmente, somos vulnerables y nos cuesta asumirlo y aprobarlo. La pandemia ha sido un claro ejemplo de lo rápido que nuestro mundo se puede desmoronar, pero también de las herramientas humanas que tenemos para salir adelante.


Ph.: Tras un proyecto acústico anterior, denominado El Huerto Musical, en el año 2014, ¿estarías dispuesto a crear una perrera musical?
Ch.:
Me parece una idea curiosa. Me gustan mucho los animales, sería bonito ampliarlo a un refugio musical para todo tipo de animales.

Ph.: En 2020, último año del que existen cifras publicadas, nuestro país estuvo a la cabeza de Europa en lo referente a abandonos de mascotas, con una media de 700 animales cada día. ¿Vergonzante?
Ch.:
Sorprendente que hoy en día se siga viviendo esta situación. Y vergonzante claro.


Ph.: ¿El delito reside en el abandono o en una adopción inconsciente del animal?
Ch.:
Entiendo que una adopción inconsciente no tiene porqué derivar en un abandono. Todos y todas tenemos circunstancias personales cambiantes y pued suceder que no puedas hacerte cargo de un animal que habías adoptado. Pero existen opciones y el abandono no tiene justificación.


Chus
"A menudo te despiertas entre las faldas de la luna llena".

Ph.: El vídeo interpretando el tema en directo cuenta con la colaboración de la ONG Animales Con Un Nuevo Rumbo (ACUNR). ¿Cómo describirías esa complicidad?
Ch.:
Surgió la oportunidad de hacerlo y me gustó la idea. Les conocí personalmente, así como sus instalaciones y a sus animales, tuvimos mucha conexión. Empatizo mucho con las personas que dedican su esfuerzo y su tiempo a los demás, al cuidado de otros, a las causas que consideran justas.

Ph.: Cachorros fue uno de los primeros temas compuestos para tu último álbum, Cavallería. ¿Hasta qué punto forma parte de su corazón?
Ch.:
Efectivamente, es una canción me que abrió una línea de composición muy fructífera. Es de las pocas canciones con las que, tanto a nivel autor, como intérprete, mantienes una tensión emocional y una conexión muy fuerte.
Ph. ¿Has querido destacar su importancia lanzándolo por separado?
Ch:
A pesar de ser la canción que abrió en universo de Cavallería, el concepto del disco fue derivando y preferí sacarla más adelante, para darle un lugar especial donde no estuviera arrinconada.

Ph.: ¿En la canción late más protagonismo humano o perruno?
Ch.:
Implícitamente se encuentra esa melancolía de los aullidos, el amor incondicional y el sentimiento de protección que podemos compartir. En ese sentido el protagonismo estaría repartido, aunque evidentemente son las pasiones humanas las que la acabaron dando forma a la canción.


Ph.: ¿Se trata al perro como ser vivo o como una mascota decorativa?
Ch.:
Veo de todo y pienso que deberíamos dar una vuelta a la relación que establecemos con otros seres vivos, respetando el lugar de cada uno y no queriendo convertirlos en meros elementos de nuestra vida.

Ph.: ¿Habría menos maltrato animal si se fuera más responsable a la hora de introducirlos en nuestras vidas?
Ch.:
Probablemente. Es justamente lo que quería decir en la pregunta anterior, hay que pensar el lugar que ocupamos cada ser vivo, desde el respeto, pero también favoreciendo una relación sana. No creo que sea buen convertir a otros animales en simples sustitutos de nuestras carencias emocionales o afectivas.


 



"Sólo te pido paciencia hasta que salgan los cachorros.
Entonces, mírame. Entonces, quémame".

Ph.: ¿Duermes con un perro o prefieres el calor humano?
Ch.:
Mi madre cuenta que de muy pequeño me gustaba dormir la siesta encima de "Tuna", una perra que teníamos. No lo recuerdo exactamente, pero si mantengo un sentimiento de ternura al recordarla. Hoy en día me acompaña el calor de la soledad, que también tiene su parte tierna.


Portada del sencillo 'Cachorros'

 



Cachorros es la canción que abre el disco Cavallería.
Ph.: El perro es un animal recurrente en las canciones: desde Los Beatles hasta Led Zeppelin o Mecano le han incluido en su repertorio. ¿A qué crees que se debe esta predilección?
Ch.:
Es el animal del que nos sentimos más cerca y en ocasiones forma parte de nuestras vidas. Las canciones nacen de lo cotidiano y es normal que ahí se cuelen nuestros amigos perrunos.

Ph.: ¿Has encontrado algún armónico en sus ladridos? ¿Desafinan?
Ch.:
Tenía un perro que cada vez que me escuchaba tocar el violonchelo empezaba a aullar. En los ladridos todavía no, pero en los aullidos encuentro una intensidad armónica a tener en cuenta.


Ph.: ¿Somos conscientes de que la adopción animal implica, además de buen corazón, una responsabilidad que no calibramos bien?
Ch.:
Seguramente, hace falta pedagogía al respecto.


Ph.: ¿Qué adaptarías al comportamiento humano de un perro?
Ch.:
La alegría sencilla e incondicional por estar juntos.


Ph.: ¿Te has planteado realizar un concierto dedicado a una audiencia canina exclusivamente? ¿Cambiarías los aplausos por ladridos?
Ch.:
Nunca me lo he planteado de ese modo pero sí que he tenido varias experiencias perrunas en conciertos. Recuerdo en unas fiestas del pueblo de Aravaca que tocamos con la banda que tenía entonces y no paraban de subir y bajar unos perros que se perseguían, dando un ambiente muy acogedor al show. En otra ocasión, hace unos meses, presentaba la canción de Cachorros en directo en Ávila y al terminar de tocarla empecé a escuchar unos tímidos ladridos entre el público y resulta que había un cachorrillo que era la primera vez que iba a un concierto. Se portó muy bien el pobre, no sé qué le contaría a sus amigos...

Ph.: Cuál es el mensaje de Cachorros?
Ch.:
Ahí esta enterrado en la canción, hay que escarbar un poco y aparecerá.


La canción precursora de su tercer disco en solitario llama a la defensa de los más vulnerables. El aire intimista impregna de calor una letra de texturas melancólicas en una llamada a la amistad y la necesidad de compañía.

Más información sobre CHUS


La revista Photomusik en ningún momento se hace responsable sobre el contenido de las opiniones de sus entrevistados.
Texto: Photomusik.com - Fotografías: Red Shoes ©
 

 
Recomienda esta entrevista